Disroot es un proyecto radicado en Amsterdam, mantenido por voluntarios y que depende del apoyo de su comunidad.

Originalmente, creamos Disroot por necesidades personales. Buscábamos software que pudiéramos usar para comunicarnos, compartir y organizarnos dentro de nuestros círculos. La mayoría de las soluciones disponibles carecían de los elementos claves que nosotros consideramos importantes: nuestras herramientas debían ser abiertas, descentralizadas, federadas y respetuosas de la libertad y la privacidad.

Mientras buscábamos esas herramientas, encontramos algunos proyectos realmente interesantes, proyectos que creemos que deberían estar disponibles para cualquiera que valore principios similares. Por lo tanto, decidimos reunir algunas aplicaciones y compartirlas con otros. Así es cómo Disroot empezó.

Con el funcionamiento de Disroot esperamos cambiar la manera en que la gente habitualmente interactúa en la web. Queremos alentar a las personas a liberarse de los "jardines vallados" del software popular y cambiar a alternativas abiertas y éticas, ya sea en nuestra plataforma o en otra (o incluso a hospedar la tuya propia).

Juntos podemos formar una red que sea verdaderamente independiente, enfocada en el beneficio de la gente en lugar de explotarla.

Federación y Descentralización

La mayoría de los servicios de internet funcionan desde un punto centralizado, controlado y operado por corporaciones. Éstas almacenan información privada de sus usuarios y la analizan utilizando algoritmos avanzados con el fin de crear perfiles precisos de sus 'usuarios'. Esta información es usada habitualmente para aprovecharse de la gente en beneficio de los anunciantes. Son datos que también pueden obtener instituciones gubernamentales o hackers malintencionados. La información incluso puede ser quitada sin aviso, por razones dudosas o políticas regionales de censura.

Un servicio descentralizado puede residir en varias máquinas, propiedad de diferentes individuos, compañías u organizaciones. Con protocolos de federación, esas instancias pueden interactuar y formar una red de muchos nodos (servidores que hospedan servicios similares). Uno podría dar de baja un nodo pero nunca la red entera. Con este tipo de organización, la censura es prácticamente imposible.

Piensa en cómo utilizamos el correo electrónico: puedes elegir cualquier proveedor de servicio o armar el tuyo propio, y aún así intercambiar correos con personas que usen otro proveedor de correo. El correo electrónico está construido sobre un protocolo descentralizado y federado.

Estos dos principios, juntos, constituyen la base de una enorme red que depende de una estructura bastante simple y con costos relativamente bajos. Cualquier máquina puede convertirse en un servidor y ser un participante semejante en la red. Desde una pequeña computadora de escritorio en tu casa hasta un servidor dedicado o racks con múltiples servidores. Este abordaje proporciona la posibilidad de crear la más grande red global perteneciente a los usuarios. Tal como fue planeado que fuera la Internet.

No deseamos que Disroot se convierta en una entidad centralizada sino una parte de una comunidad más grande, un nodo entre muchos. Esperamos que otros se sientan inspirados y estimulados a crear más proyectos con similares intenciones.

El software puede ser creado y darle cualquier forma. Cada botón, cada color y cada enlace que vemos y utilizamos en la web fue puesto ahí por alguien. Cuando hacemos uso de las aplicaciones que nos ofrecen, generalmente no vemos - y a veces no nos interesa - mucho de lo que ocurre detrás de la interfaz que utilizamos. Nos conectamos con otra gente, almacenamos nuestros archivos, organizamos reuniones y festivales, enviamos correos o chateamos durante horas y todo sucede mágicamente. En las últimas décadas la información se ha vuelto muy valiosa y más y más sencilla de recopilar y procesar. Estamos acostumbrados a ser analizados, aceptando ciegamente términos y condiciones por "nuestro propio bien", confiando en autoridades y compañías multimillonarias para que protejan nuestros intereses, mientras todo el tiempo somos el producto en sus 'granjas de personas'.

Se dueño de tu información: Muchas redes usan tus datos para hacer dinero analizando tus interacciones y utilizando esta información para publicitarte cosas. Disroot no utiliza tus datos con ningún otro propósito que no sea permitir conectarte y usar el servicio. Tus archivos en la nube están cifrados con tu contraseña de usuario, cada pastebin y archivo subido al servicio Lufi está cifrado del lado del cliente también, lo que significa que ni siquiera los administradores del sistema tienen acceso a tus datos. Siempre que exista una posibilidad para cifrar, la habilitamos y si no es posible, aconsejamos utilizar un software de cifrado externo. Cuanto menos sepamos, como administradores, sobre tu información, mejor :D. (Consejo del día: ¡Nunca pierdas tu contraseña!) Ver tutorial

Privacidad

Transparencia y sinceridad

En Disroot utilizamos software 100% libre y de código de abierto. Esto significa que el código fuente (la forma en que opera el software) es de acceso público. Cualquiera está en condiciones de contribuir con mejoras o ajustes al software y éste puede ser auditado y controlado en cualquier momento, sin puertas traseras ocultas u otro malware malintencionado.

Queremos ser completamente transparentes y abiertos con las personas que utilizan nuestros servicios y por ello publicamos información sobre el estado actual del proyecto, la condición financiera, nuestros planes e ideas. También nos gustaría escuchar vuestras sugerencias y comentarios así podemos dar la mejor experiencia posible a todos los disrooters.